Revisión de estatutos de la Sociedad Mexicana de Radioterapeutas A. C. (SOMERA)

Hace 38 años, en 1981, se definieron los estatutos que hoy rigen y guían a nuestra sociedad, la Sociedad Méxicana de Radioterapeutas (SOMERA). Si bien el espíritu de este documento ha funcionado de manera notable, regular y concisa, hay ciertos puntos que la presente mesa directiva y otros miembros de SOMERA consideran que pueden someterse a revisión y ajuste. En los casi 40 años de su existencia, y dados los tiempos actuales y sus vertiginosas transformaciones, consideramos que es necesaria una nueva lectura y revisión de ciertos puntos en nuestros estatutos en virtud de que ellos puedan regir y fortalecer nuestra sociedad en los tiempos actuales y dé pie a nuevas formas de operar con mayor libertad y responsablidad.

Esto no se refiere a lo que respecta en cambiar lo esencial de los estatutos, sino de puntos particulares para poner como punto de diálogo y conocimiento de todos los miembros para, si es el caso, modificar dichos puntos de los estatutos para traer al presente y con ello fortalecer el documento que nos rige y nos mantienen unidos.

En lo que concierne a los puntos particulares tratados, destacamos lo siguiente:

  1. Los estatutos sólo considera socios activos y honorarios.
  2. Es deficiente el hecho de que no se defina una fecha de entrega y recepción de la mesa directiva. Esto es debido a que se presta a recibir y entregar, de acuerdo con esto, de manera arbitraria y atemporal
  3. La manera de comunicar la realidad y acotecimientos es muy limitada, ya que se centra únicamente en los periódicos y es necesario, dadas las circunstancias actuales, extender nuestro horizonte de comunicación por otros medios, como el Internet.

A continuación le solicitamos que consulte el documento íntegro así como el que contiene los cambios sugeridos con el fin de que conozcan, todos y cada uno de los miembros, las propuestas y así en la próxima asamblea realizada a finales del mes de octubre de 2019, en el marco del curso de ESTRO, en la Ciudad de México,  se sometan a votación los ajustes ya conocidos y podamos lograr contar con un texto actualizado y que al mismo tiempo conserve la esencia de de nuestra sociedad.